Aluminio

El aluminio es un metal ligero elaborado a partir de la Bauxita, que aporta soluciones flexibles, decorativas y perdurables, adecuadas tanto para obra nueva como en rehabilitación.

Actualmente, el 70% del total de las ventanas que se producen son de aluminio.

¿POR QUÉ ALUMINIO?

- metal ligero, fuerte, inalterable, dúctil y maleable

- polivalente: satisfacer cualquier exigencia de ingenieros y arquitectos

- resistente a los agentes atmosféricos y la corrosión (durabilidad)

- solución ecológica por su fácil reciclaje, sin perder sus propiedades

- mínimo mantenimiento

- amplia gama de soluciones y acabados

- aislamiento térmico y acústico (gracias a la rotura del puente térmico)

- estanqueidad demostrada

- funcionalidad y eficacia

- elegancia

En Taller Cañadas hace más de 35 años trabajando el aluminio marca Technal. Garantías de una buena inversión.

ACABADOS

Amplia gama de colores y acabados que evolucionan constantemenete:

- Básico: (blanco)

- Lacado Ral Estándares

- Lacados satinados: elegantes y corporativos

- Anodizados: aspecto metálico

- Lacados texturados: recomendado en rehabilitaciones

- Lacados efecto madera: obtenemos las prestaciones del aluminio + el calor visual de la madera

- Bicolor: un color en el interior y otro diferente en el exterior

Calidad Marina: mejora las prestaciones del lacado en ambientes muy agresivos como primera línea de mar, industriales, etc.

PERFILERÍA CON PUENTE TÉRMICO

El aluminio tiene un elevado coeficiente de conductividad térmica, es decir, no es un buen aislante. Para solucionarlo, existe la posibilidad de aislar los perfiles mediante la utilización de dos barreras de material aislante (poliamida) armada sobre cada semiperfil de aluminio (separando la parte externa de la interna del perfil, cortando la conductividad) y, juntamente al efecto del doble cristal, se consigue un mejor aislamiento térmico y acústico. Reduce las pérdidas energéticas en un 55% respeto a la ventana simple, (notable ahorro en calefacción y aire acondicionado) y se evita el problema de la condensación.

SEGÚN EL CÓDIGO TÉCNICO DE LA EDIFICACIÓN, TODA OBRA NOVA ESTA OBLIGADA A UTILITAR PERFILERIA CON RUPTURA DE PUENTE TÉRMICO.

MANTENIMENTO

El aluminio es un material que requiere un mantenimiento mínimo y de una gran simplicidad. Para mantener sus ventanas de aluminio en perfecto estado puede seguir estos 4 consejos básicos:

  • Una limpieza muy simple

Los perfiles de aluminio se deben limpiar de dos a tres veces al año. Impregne un paño o esponja suave de jabón neutro de PH y frote suavemente. Aclare con agua limpia y seque posteriormente con otro paño absorbente. En zonas próximas a industrias químicas o de primera línea de mar, aconsejamos realizar la anterior operación una vez al mes, como mínimo, para evitar las manchas de salitre u otros materiales corrosivos.

  • Precaución contra los cuerpos extraños

Los residuos, impurezas y otros cuerpos extraños pueden acumularse entre los raíles de las ventanas correderas y alterar la calidad funcional de sus cerramientos: reducción en la evacuación de las aguas de lluvia o disminución de la aireación. Para evitar estos problemas aspire simplemente estos cuerpos extraños con la boquilla pequeña de su aspirador.

  • Una gota de lubricante

Aplique un poco de aceite lubricante en los mecanismos de la ventana: cerraduras, bisagras, cremonas, accesorios. Se recomienda utilizar un pincel para que el aceite penetre mejor. Cuidado: no ponga aceite en las ruedas de las hojas de las correderas ya que son auto-lubricantes.

  • Más vale prevenir

Si tiene que realizar obras en su vivienda piense en proteger sus carpinterías. Las manchas de cemento, de pintura o de yeso, resultan difíciles o incluso imposibles de eliminar. Ponga una cinta protectora adecuada sobre los perfiles y las juntas que retirará una vez haya terminado las obras. Si trabaja con materiales metálicos cerca de las ventanas, preste especial atención a aspirar los residuos férricos que haya entrado en los raíles o las ranuras.

Productos inadecuados: No utilice productos abrasivos o químicos ya que pueden eliminar la capa protectora de la carpintería. También se tiene que evitar los productos utilizados habitualmente para limpiar el cobre, la plata o el aluminio en bruto. No utilizar máquinas que generen vapor.





Toda la información en (abrir pdf)